La Lucha Por La Vida

- Fecha -

2005

- Lugar -

Port, Xàbia

- Idioma -

Valenciano

Con una afluencia de unas 2.000 personas y una masiva presencia de medios de comunicación, se celebró el sábado 6 el X AJEDREZ VIVIENTE organizado por la Comissió de Festes Mare de Déu de Loreto, con la colaboración del Ayuntamiento, Patronato de Turismo Costa Blanca, Club de Ajedrez y CAM.

Esta edición contó como Invitado de Honor con el FERMAX, el prestigioso equipo de vela que pasea el nombre de Xàbia por todo el mundo. David Fernández en representación de la tripulación y Alejandro Monfort, de la Escuela Municipal de Ajedrez, dirigieron la partida. El sacerdote José Ricardo Albelda fue el narrador e Irene Wittwer presentó el acto. En el preámbulo, el Pte. de la Comisión, Vicente Gavilá, y el alcalde, Juan Moragues, entregaron a los invitados unas placas, y a Fermax una escultura del artista javiense Antonio Serrat.

El argumento recreó la lucha que la Humanidad mantiene desde su origen contra las infecciones.  El vestuario y la música, recibieron todos los elogios. La noche contó con emocionantes escenificaciones: la ceremonia funeraria neandertal, las egipcias de la trepanación y de la momia, el examen médico de los griegos, los tratamientos de Al-Ándalus y la invasión de ratas causantes de la peste medieval mediante una acertada ambientación lumínica-musical. Se recordó al médico alicantino Fco. Javier Balmis con la escenificación de su expedición para generalizar la vacuna de la viruela.

El desenlace, en el que sólo permanecían en el tablero, además de los monarcas blancos, un peón de astronauta y otro de científico, junto a las negras ataviadas de gérmenes, terminó con un jaque continuo de la Dama negra sobre el Rey blanco que simbolizaba que, en la actualidad, la lucha está en tablas. El texto final, con la excepcional voz de José Ricardo Albelda, fue motivo de reflexión a los espectadores: “Con nuestra mejor arma, la inteligencia, seguimos investigando en los laboratorios y hasta hacemos experimentos en el espacio. Pero todo esto, de nada servirá, si no mostramos más solidaridad con los pueblos más pobres. Y también, precisamente hoy, en que conmemoramos lo sucedido hace 60 años, debemos pensar que, tal vez, nuestro mayor enemigo no sean esos diminutos seres, sino NOSOTROS MISMOS… ¿Conseguiremos dar el definitivo JAQUE FINAL?”.

Y un año más, debemos felicitar a todos los colaboradores y, sobre todo, a los verdaderos protagonistas: los niños y niñas de todos nuestros colegios que hacen posible esta iniciativa.